LÍNEA TEMPORAL o LÍNEA DEL TIEMPO

Metáfora que representa la estructura temporal

¿Se da cuenta cómo archiva los recuerdos o cómo se proyecta hacia el futuro?
¿Se da cuenta cómo archiva los recuerdos o cómo se proyecta hacia el futuro?

 

    Se trata de una representación espacial de la temporalidad. Usted y yo podemos imaginar que la vida, suya, nuestra o la de otras personas -- desde su nacimiento o concepción hasta la muerte -- es una línea sobre la que vamos avanzando con el tiempo.

 

    De esta imagen surgen tres parámetros:

 

  •     El pasado
  •     El presente
  •     El futuro

 

    Siempre estamos en el presente, sin embargo, con la ayuda de nuestra imaginación podemos "retroceder" hacia el pasado o "avanzar", mucho más rápido que el tiempo, hacia el futuro.

 

    El concepto de "Línea Temporal" establece una relación entre el tiempo y el espacio. Nuestro lenguaje está repleto de metáforas que hacen referencia a ese paralelismo: "Todo lo concerniente al pasado quedó atrás"; "el futuro se abre ante nosotros"; "por el camino de la vida"; etc. Richard Bandler (co-creador de la Programación Neuro-Lingüística, PNL) observó que esa forma de hablar corresponde a una codificación espacial del tiempo en nuestro cerebro, es decir, situamos las imágenes mentales de nuestros recuerdos en un determinado orden, que corresponde a la cronología de los acontecimientos de nuestra existencia.

 

    Hay dos tendencias principales. La primera consiste en ubicar el pasado detrás y el futuro delante, mientras que el presente se sitúa en el lugar que estamos. A esta forma se le denomina "asociado al tiempo" o "en el tiempo". La segunda tendencia consiste en considerar la línea temporal a distancia, situando generalmente el pasado a la izquierda (ver figura más arriba), el futuro a la derecha, y el presente más o menos enfrente. En este caso, se está disociado del tiempo.

 

    Los individuos que están "asociados" al tiempo viven esencialmente en el presente y en el futuro próximo. Se interesan poco por el pasado pues no lo ven. Tienden a vivir "el momento" como les llegue y... ¡a llegar con retraso a una cita! Están tan metidas "en" sus cosas que carecen de perspectiva cuando juzgan una situación.

 

    Las personas que están "disociadas" del tiempo se perciben como más frías. Planifican, reflexionan y, por lo general, son puntuales. Pueden tener tendencia a no dejarse llevar por el disfrute pleno del momento presente, ya que juzgan la situación o se encuentran ya más allá de ella. También se puede dar el caso de una Línea Temporal que sea una variante o combinación de ambas. Algunos sujetos poseen una línea que sube y baja, con una o varias curvas, que se enrolla sobre sí misma o que es circular. Tales variaciones son el reflejo de los períodos fuertes de la vida de esas personas.

 

    Como se podrá dar cuenta, la Línea del Tiempo de una persona refleja sus creencias y representa su vida. En consecuencia, resulta lógico recurrir a ella para conocer su pasado. Muchos de los "cambios" producidos  en terapia, por ejemplo (consciente o inconscientemente,) son el resultado de modificaciones en la experiencia subjetiva que el individuo tiene del tiempo.

 

    Una actividades delicada para un terapeuta que trabaja con la línea temporal de un individuo es la de conseguir extraer la "representación subjetiva" que la persona tiene del tiempo. Por otro lado, cuando un instructor (relator o facilitador) se haya inmerso en la dinámica de formación hablar de estos términos, de representaciones gráficas mentales, de maneras de visualizar, etc., es algo "normal" y corriente, pero cuando se trata de explicárselo a un cliente para que revele cómo se representa internamente el tiempo, no resulta una tarea fácil; particularmente podemos afirmarlo por experiencia propia.

 

 

    Si ueted desea más información o quisiera aclarar algún concepto, por favor, contáctese con nosotros.